domingo, 21 de abril de 2013

Los votos no son de Henrique

Por Luis Manuel Aguana

Ni de la MUD, ni del Comando Simón Bolívar, ni de Nicolás Maduro ni de su Comando Hugo Chávez. Son de TODOS LOS VENEZOLANOS. Cuando Henrique y el Comando Simón Bolívar cometieron el gravísimo error de sacar del terreno político, donde se encontraba la discusión del reconteo de los votos, al terreno técnico del CNE con sus porcentajes y “auditorías” chimbas, le metieron una puñalada trapera a los dueños de esos votos. O sea, a todos nosotros…

Al decir ahora la Rectora Oblitas que “Esta auditoría no es un reconteo de votos ni tiene como objetivo alguno la revisión de los resultados” (ver noticia en  http://www.noticierodigital.com/2013/04/oblitas-resultados-electorales-son-irreversibles-y-no-estan-sujetos-a-la-auditoria/) coloca a la oposición en la oportunidad de oro de regresar a nuestra solicitud política inicial de contar el 100% de nuestros Votos, Cuadernos y Actas.

Como decíamos inicialmente, los votos NOS PERTENECEN a todos los venezolanos. Ni Sandra Oblitas ni ningún otro Rector o funcionario de este o ningún gobierno, puede tapar ni desechar la solicitud de recontar la voluntad soberana del pueblo venezolano expresada en los comicios del 14 de Abril. Y al ser Henrique Capriles, por circunstancias del destino, quien representa ahora estos intereses debe volver a retomar NUESTRA SOLICITUD. Léase bien, NUESTRA SOLICITUD.

¿Qué parte del 100% no entendieron los Rectores del CNE? ¿Porque se convirtió una solicitud perfectamente clara para todo el mundo, nacional e internacional, desde el venezolano más humilde hasta el más encumbrado, opositor o chavista, en una melcocha inentendible llena de matemáticas porcentuales y razones técnicas? ¿Qué mano peluda intervino allí para enredar una vaina que estaba clarísima? Nadie lo puede entender.

Pero lo que si entendemos clarísimo es que cualquier “auditoría” que se lleve a cabo en esta cueva de Alí Baba cubana llamada CNE no dirá si Capriles ganó esas elecciones limpiamente con más votos. Solamente dirá que ganó Maduro, como lo dice Oblitas. Entonces, ¿para qué se aceptó ese juego diabólico? Bien decía en una nota anterior, que si Florentino pacta con el Diablo pierde. Por eso en la copla de Alberto Arvelo Torrealba, Florentino lleva al Diablo hasta el amanecer presionándolo hasta que este huye. No hay forma de ganarle al Diablo en su terreno, solo combatir con él hasta el final, manteniendo la lucha que se sabe justa.

Sin embargo las fuerzas del mal van ganando la partida. No se han terminado de organizar los equipos de trabajo opositores en este CNE y ya las grietas se están abriendo.

Las declaraciones de Oblitas indicando que “la auditoría no es reconteo” y un correo que rueda por la red, no confirmado, de Alfredo Weil, Presidente de ESDATA dirigido a Werner Corrales (ver http://www.frentepatriotico.com/inicio/2013/04/21/esdata-aclara/) donde supuestamente esta organización fue consultada en relación a esa “auditoría”, ellos indicaron sobre su “… apreciación sobre el alcance que debe tener la auditoría y la NECESIDAD de que se auditen los centros de 1 sola mesa, excluidos por el CNE, y donde se concentra el mayor número de irregularidades”, dan cuenta de un arreglo muy perjudicial para nosotros.

No solo Weil indica que “el equipo para esa auditoría fue anunciado sin nuestra participación”, cosa esperable del Comando Simón Bolívar dada la aversión del Grupo La Colina, asesores técnicos de la oposición, a cualquier entidad externa, sino que al final aclara que “Cuando, según me informaron, Sandra Oblitas negó la posibilidad de abrir las cajas, caemos de nuevo en la imposición de condiciones del auditado (CNE) lo cual es absolutamente inaceptable para nosotros por violar los principios básicos de cualquier auditoria profesional.”.

Volvimos a caer en la trampa “auditora” del CNE. ¡Nunca se han dejado auditar! Y los técnicos opositores siempre han avalado esa sinverguezura. Los venezolanos queremos AUDITAR nuestros votos porque SOMOS LOS DUEÑOS. El CNE no es más que un organismo delegado por NOSOTROS, el soberano, para hacer unas elecciones. Pues los dueños, ES DECIR EL PUEBLO VENEZOLANO, no están de acuerdo con esos resultados y demandamos una auditoría como es. LOS AUDITADOS, o sea el CNE, NO ES EL QUE PONE LAS CONDICIONES, las ponemos nosotros.

Sin embargo, no esperábamos menos de este CNE pero si esperábamos más de la oposición. No se puede continuar ese acuerdo chimbo como está planteado porque es lesivo a los intereses de nuestros electores y del país. Y si los técnicos designados por el Comando Simón Bolívar avalan eso por la razón que sea, estarán engañando al candidato y al país. Henrique debería estar ya recogiendo sus velas y volver a su petición original y política porque quien sea que lo esté asesorando lo está hundiendo y nos está hundiendo a todos con él.

Y si no logramos que se abran todas esas cajas, entonces que el gobierno vea que hace para mantener la paz del país con un Presidente ILEGITIMO a los ojos de todo el mundo. Es responsabilidad del gobierno mantener la paz entre todos los venezolanos, no perseguirlos para quitarle sus empleos porque votaron por la oposición. Son ellos los que deben explicarle al mundo porque sus funcionarios tienen comportamientos fascistas, no la oposición.

La paz de Venezuela pende de un hilo y los Rectores del CNE están muertos de la risa. La petición inicial que se les hizo, no la hizo Henrique Capriles, la hizo TODO EL PUEBLO DE VENEZUELA. Más les valdría buscar la asesoría legal de unos buenos abogados en Derechos Humanos para saber a qué se están exponiendo al negarle el Derecho Humano a todo un pueblo a tener Elecciones Auténticas.

El pueblo de Venezuela tiene la certeza de haber elegido a Henrique Capriles Radonski Presidente Constitucional de Venezuela el 14 de abril del 2013. Esa es una verdad más grande que un templo. Pero si Henrique no hace efectiva esa designación el pueblo no se va a quedar tranquilo hasta que haya un cambio efectivo en Venezuela.

Debe entender que el pueblo, incluso el chavista, no votó por su persona sino por cambiar el estado de cosas en este país. Que no se engañe nadie con eso. Si Henrique no se pone al frente de la carreta y la conduce, el pueblo pasará por encima de él con ella. Y eso pasa por no negociar con delincuentes, entendiendo que representa unos votos  sagrados que le fueron confiados para el bienestar futuro de todos los venezolanos.

Caracas, 21 de Abril de 2013

Twitter: @laguana