viernes, 8 de julio de 2016

Carta de Doña María Antonia de Clemente a su hermano, El Libertador. 1826

Caracas, Mayo 4 de 1826 (1)

Mi querido hermano – en este día tenemos el disgusto de ver una revolución de las tropas de Valencia y Apure, para reponer en la comandancia al Sr. General Páez, que estaba depuesto por el Poder Ejecutivo, por haber cometido la falta de mandar a algunos soldados a coger gente para hacer milicias, porque no quisieron obedecer cuando los citó, y el Sr Escalona, intendente de aquel tiempo, se quejó y le mandaron tomase él la Comandancia.

 Esta impolítica de Bogotá nos ha puesto en estado de anarquía; pues esta medida, como otras muchas, han puesto al pueblo de Valencia y al ejército en disposición de pedir separación de Bogotá; cosa a mi parecer perjudicial. Caracas tiene que adoptar esta medida para no verse envuelta en una guerra civil, pues ya sabes que las fuerzas de este país están en los llanos. Dios sabe qué pasará si tú no vuelas a sacarnos de este inminente peligro.

Aquí tenemos cuatro pícaros que nos tienen siempre en convulsiones políticas, que son Carabaño, Francisco Rivas, Pedro Pablo Díaz, un tal Lander, un yerno de Duarte, que llaman Level de Goda, muy amigo de los negros y revolucionario por principio. Es preciso que vengas, y si no cuenta que este país es perdido; pues los partidos están ya al chocarse y el Sor Santander viendo como se corona en Bogotá. En fin, te espero, que vengas volando: no temas nada, que los pueblos te quieren y te desean; todos claman por ti, y si no vienes manda un buque inglés que nos lleve donde estuvieses tú porque aquí no se puede vivir.

Tenemos de intendente a Mendoza y Soublette está para llegar (2): esa es otra farza que el Diablo que la entienda. Al pobre Lino (3) hace más de seis meses que se lo llevaron a Bogotá y que a tomar el mando de una escuadra (4), y todavía lo tienen allí vegetando sin hacer nada. Este país es perdido, vuelvo a decirte, si no vienes muy pronto a tomar medidas enérgicas que lo puedan salvar. Nuestros enemigos trabajan sin cesar para destruirnos. Te remito esa carta de Páez (5) para que la veas.

Contéstame inmediatamente que recibas esta.

María Antonia

Anotaciones en la carta:

(1)     Carta tomada del libro de Carlos A. Villanueva, La Monarquía en América, El Imperio de los Andes, Págs. 36-38, Sociedad de Ediciones Literarias y Artísticas, Librería Paul Ollendorff, 50, Chaussée D’antin, 50, Paris 1913. Transcrita de los Archivos del Gobierno inglés, Foreign Office, Colombia, Congress of Panama, No. 50.
(2)     Esto no es cierto, Soublette estaba en Bogotá desempeñando el Ministerio de la Guerra
(3)     General Lino de Clemente, esposo de Doña María Antonia, quien desempeñaba el Ministerio de la Marina
(4)     La que se organizaba contra Cuba
(5)     La fechada el 2 de Mayo incluida más abajo