lunes, 4 de febrero de 2013

Apuntes para una lucha No Violenta - III


Por Luis Manuel Aguana

El concepto fundamental sobre el que se basa la lucha No Violenta es socavar los pilares sobre los que se sostiene el poder político de un dictador. Y hacerlo de una manera consistente, sin importar las reacciones de violencia que esta dictadura tenga sobre los factores de oposición. Socavar, socavar y socavar. Así como la gota que cae y cae sobre una piedra y que al final le abre un hueco con el tiempo.

Sharp identifica seis pilares o fuentes del poder político: 1) La autoridad o legitimidad. Si se corroe la legitimidad del régimen la gente dejará de creer que tiene el deber de obedecerle; 2) Los Recursos Humanos. La gente que lo sostiene, tanto en conocimiento como en fuerza (Policía, Fuerzas Armadas, y otros indispensables para que el régimen se sostenga); 3) Conocimiento y Destrezas. Aquellas necesarias para facilitarle inteligencia de actuación, como por ejemplo el G2 cubano; 4) Factores intangibles. Como la ideología, que hace que la gente se mueva a favor del régimen. Un ejemplo es el mensaje de odio permanente de ricos contra pobres, socialismo del Siglo XXI; 5) Recursos materiales. Hasta qué punto se controlan los recursos. Obviamente los millones que maneja el gobierno de todos los venezolanos se contesta esa pregunta; 6) Las Sanciones. Los castigos que puede aplicar el régimen a quienes les adversan. Sabemos cuáles son, los presos políticos contestan esa pregunta.

Entonces, de esos seis pilares se debe hacer una evaluación objetiva de cuáles pueden ser socavados con mayor facilidad y ordenarlos de acuerdo a esa importancia. No ordenaré en importancia públicamente cuales podrían ser porque es un trabajo a realizar de acuerdo a quien asuma el compromiso de socavar.

Sin embargo, puedo indicar que un pilar que esta tambaleando ahora es el primero: la legitimidad. El régimen está buscando desesperadamente esa legitimidad que perdió a partir del 10E con esa sentencia a todas luces chimba. Nadie se cree que las actuales autoridades sean legítimas ni le deban obediencia, en especial el segundo pilar. La población obedece al régimen si es legítimo. Los Castro están muy nerviosos con eso y están buscándole una solución.

Sharp insiste en que no se pueden destruir completamente todos los pilares porque estos son los que sostendrían el régimen democrático que debe nacer después de caído el régimen dictatorial. Pero es importante conocer hacia donde debe estar enfocada la estrategia de socavación de pilares de sustentación, utilizando toda la imaginación disponible de la resistencia.

Los puntos débiles de los regímenes dictatoriales descritos en el manual de Sharp y que hacen que la resistencia civil No Violenta pueda tener mayor factibilidad, están dados para Venezuela. La erosión con el tiempo que hace que la no cooperación y otras le hagan difícil la vida al régimen, la ineficacia de las políticas públicas, la corrupción, el deterioro por ser un régimen de 14 años, es el caldo de cultivo para su propia destrucción. Sin embargo, no podemos engañarnos con eso. El régimen tiene pilares fuertes todavía y el ataque a esos puntos débiles debe hacerse con sumo cuidado.

La clave del éxito de una resistencia No Violenta se basa en que como se plantee lo que Sharp llama el Desafío Político que se le haga al régimen. Este desafío tiene unas características especiales. El desafío que plantee la resistencia debe a) escoger su propio terreno de lucha con el régimen de tal forma que le sea bien difícil de combatir; b) agravar las dificultades que el régimen ya tiene (que ahora son muchísimas); c) dispersar la acción territorialmente (esto es bien posible dada la multitud de problemas a nivel nacional), d) hacer sinergia con muchos grupos opositores interesados en la socavación de los pilares de sostenimiento.

Para hacer efectivas esas características, se requiere del uso de metodologías de acción No Violenta que se aplican de acuerdo a cada caso y siguiendo una estrategia desarrollada paso a paso. Sharp ha identificado cerca de 200 métodos de acción No Violenta que les permiten a los estrategas de la resistencia, como él dice, concentrar o dispersar la resistencia. Pueden bajar el libro La Lucha Política No Violenta – Criterios y Métodos, de Gene Sharp en https://docs.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDZVRHdkoxVWdfRjg/edit. Este libro las describe todas y los criterios de aplicación.

Es abrumadora la manera en que se puede atosigar a un régimen con 198 maneras diferentes de hacerlo. Pero es claro que de todas ellas solo aplicarán aquellas que le den mayor debilidad a los problemas que el régimen tenga en un momento determinado. Tampoco diré aquí cuales de esas 198 podrían usarse en la Venezuela actual porque hoy valen unas pero la semana que viene valen otras diferentes, de acuerdo a la dinámica y la estrategia de un grupo de acción organizado y la reacción del régimen. Pero la focalización de ellas y la persistencia en su ejecución son la clave del éxito.

Hay un aspecto delicado de diferencia de opinión en relación al planteamiento de Sharp, y es aquel que tiene que ver con la clandestinidad, en particular debido a nuestra historia de persecuciones políticas. No estoy de acuerdo a que cualquier grupo de resistencia abierta en Venezuela este expuesto. Sharp indica que el clandestinaje tiene raíces en el miedo y contribuye a aumentarlo.

Como decimos aquí, el miedo es libre. Pero quienes se aprestan a organizarse para resistir de manera No Violenta no tienen por qué dar en bandeja de plata sus cabezas al gobierno. Un ejemplo fue que la resistencia serbia nunca identificó a sus líderes principales durante todo el proceso y el gobierno nunca supo quienes eran. Aquí puede ser perfectamente igual. ¡Cuidado con eso!

Acuerdo sin embargo en el planteamiento de que la gente que intervenga debe ser de un comportamiento intachable. Cualquier error puede dar al traste con la seguridad de mucha gente. Y aunque no se esté realizando nada que pueda legalmente ser considerado ilícito, el gobierno se las arreglará para ponerlo ilegal y enjuiciar a quien le venga en gana.

No referenciaré aquí los mecanismos de cambio del contrario (conversión, acomodación, coerción no violenta y desintegración). Lo pueden leer en el material de Sharp. Lo importante aquí es que como estrategias de lograr penetrar con nuestras ideas al otro dependerá de que tanto éxito se tenga en la aplicación de la metodología.

En el próximo y último Apunte abordaremos un poco el tema de la estrategia y los pasos concretos de aplicación de acciones específicas para ejercer la lucha No Violenta. Espero hasta ahora haber ayudado a entender un poco más este complejo tema que debemos iniciar todos en la Venezuela actual.

Caracas, 4 de Febrero de 2013.

Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana