lunes, 15 de enero de 2018

El Petro: Criptomoneda Soberana muerta al nacer

Por Luis Manuel Aguana

Desde aquel artículo escrito en Septiembre de 1970 por Peter J. Denning en el ACM Computer Surveys, “Virtual Memory”, que revolucionó en 37 páginas la industria de la tecnología informática, tal vez el post de Satoshi Nakamoto en su lista de correo de criptografía haría lo mismo al sistema de pagos mundial en Mayo de 2009, al publicar “Bitcoin: un sistema de dinero en efectivo electrónico peer-to-peer”(Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronich Cash System) (ver original en español en https://bitcoin.org/files/bitcoin-paper/bitcoin_es.pdf) en 9 páginas. Por eso siempre he pensado que no es la cantidad de lo que se escribe sino la importancia de lo que se expresa escrito. Diferencia fundamental…

Nakamoto, al parecer el pseudónimo de un grupo de expertos en criptografía, inventaron una tecnología que, de acuerdo a The Economist, “podría alterar radicalmente el sistema financiero internacional... Eliminaría la necesidad de terceros de confianza como los bancos centrales en la transmisión de dinero, podría reducir el coste de tarjetas de crédito y otras tarifas en las transacciones, y atraer a quienes defienden la privacidad” (Satoshi Nakamoto, en https://es.wikipedia.org/wiki/Satoshi_Nakamoto).

Pero esto último –la privacidad- claramente se perdería si alguien controla el sistema. La idea precisamente es que el mecanismo este construido sobre la base de que nadie lo controle a fin de que no pueda existir la emisión inorgánica de dinero, así como la identidad de quienes transan operaciones financieras a través de ese sistema.

Esto es lo que precisamente desean realizar algunos países como Rusia, China, Irán, India, Estonia y ahora Venezuela, al crear las ahora llamadas “Criptomonedas Soberanas”. Efectivamente Maduro y su régimen pretenden burlar el sistema de pagos internacional creando una criptomoneda denominada Petro, a la que al parecer pondrán un peso específico importante para transar lo único que exporta Venezuela: Petróleo.

De una reciente entrevista tomada del boletín periódico del Grupo Eurasia, Signal (https://medium.com/signal-geopolitics-made-simple/bad-algorithms-fake-money-and-pissed-off-princes-c98c37adf73b) titulado “Bad algorithms, Fake Money, and Pissed-Off Princes” (Malos algoritmos, dinero falso y príncipes molestos), su editor Willis Sparks, experto en geopolítica actual y política exterior de los EE. UU., entrevista a Kevin Allison especialista en la intersección entre tecnología y geopolítica del grupo. De allí extraemos algunas interesantes respuestas en relación al Petro:

“Hola Kevin, ¿qué es una criptomoneda soberana?
Buenos días, Willis. Es dinero digital que usa código de computadora inteligente para permitir que la gente compre cosas sin pasar por un banco u otro intermediario financiero. Bitcoin, la primera criptomoneda, se creó como una alternativa al dinero fiduciario emitido por el gobierno. Pero una moneda digital soberana sería emitida por el estado; en el caso del Petro, un gobierno en Venezuela que ha presidido una desastrosa hiperinflación.

¿Cómo es una criptomoneda diferente del dinero en mi billetera?
Su efectivo, conocido como dinero fiduciario, está respaldado por un banco central, que puede encender las impresoras e imprimir más. Las criptomonedas están respaldadas por código, lo que hace que su suministro total sea una decisión de diseño. El número total de Bitcoins que pueden ser "extraídos" se conectó a la programación desde el principio. Otras monedas, como Ethereum, no limitan el número, pero eso podría cambiar. Los gobiernos deberán decidir si el suministro de sus criptomonedas será fijo o variable.

¿Por qué un gobierno querría una criptomoneda soberana?
Para revolucionar el comercio y la gobernanza mediante la creación de un método descentralizado a prueba de manipulaciones para registrar los cambios: OK, es broma. El gobierno de Venezuela probablemente solo quiera recaudar dinero en efectivo, evadir sanciones y contrarrestar la influencia de Estados Unidos. Al eliminar a los intermediarios financieros como los bancos, existen criptomonedas fuera del sistema de pagos globales, que se ejecuta en dólares estadounidenses. Mientras que algunos países están considerando otros beneficios, hay una razón por la cual son Venezuela, Rusia e Irán los que están investigando de forma más agresiva las criptomonedas soberanas.

¿Por qué querría comprar una criptomoneda soberana?
Tienes razón en preguntarte. ¿Es la criptomoneda segura? ¿Es fácilmente convertible en efectivo? ¿Las transacciones serían anónimas o se les haría un seguimiento? Estas son preguntas abiertas.

¿Debería preocuparme por esto?
Creará oportunidades financieras que podrían no estar disponibles hoy en países con sistemas bancarios subdesarrollados. Todos deberíamos preocuparnos por eso. Por otro lado, las criptomonedas nacionales también podrían facilitar que los gobiernos rastreen lo que usted compra y vende. Eso debería preocupar a cualquiera que se preocupe por la privacidad.”  (Traducción libre y resaltado nuestro)

La creación de una moneda digital involucra un sistema de confianza en el código que está regado en miles de computadoras alrededor del mundo que se ocupan de llevar la confiabilidad de la transacción que usted está realizando. No está respaldada, como bien indica Allison, por un Banco Central como el dinero que tenemos en el banco. Es claro que a diferencia de Bitcoin y las demás criptomonedas actuales, esta nueva criptomoneda soberana rompería con el esquema de control descentralizado que busca precisamente escapar de quienes han demostrado haber conculcado el valor del dinero de todos.

Ya por ese solo hecho, ¿por qué alguien afuera querría comprar o transar con Petros o con cualquier criptomoneda soberana? Ya el régimen ha indicado que los pagos por los envíos de crudo se transarían en Petros. Esto significa que los compradores deberían ir a la red a buscar Petros para pagarle al gobierno venezolano por el crudo. Pero ¿estarían dispuestos los proveedores de bienes y servicios requeridos en Venezuela a recibir Petros por sus mercancías? ¿Será fácilmente convertible a dólares para ellos?

El régimen tendría que crear anteayer un sistema de confianza internacional tal que los proveedores del mundo estén dispuestos a arriesgarse a cambiar sus dólares por Petros solo para proveer a este país cuya credibilidad está en el subsuelo solamente porque algunos asesores le dijeron a Maduro que esa era la solución para el desastre financiero en que nos encontramos. Y esa confianza no se crea “overnight” por un decreto de Miraflores.

Desde el punto de vista técnico, el gobierno puede poner a trabajar a sus técnicos para “minar” Petros. Pero también tiene que lograr que muchos lo hagan alrededor del mundo, no solo aquí en Venezuela, precisamente para crear el incentivo de transar esa criptomoneda soberana en una moneda real de intercambio como el dólar, que requiere para poder realizar pagos en el sistema financiero internacional. Pero ¿de qué le serviría eso si no existe la confianza del mercado?

Por último y que considero lo más importante, la privacidad: ¿querrán los proveedores de todo el mundo someterse a que sus transacciones sean realizadas y monitoreadas por un sistema perteneciente un régimen totalitario de corte castro-comunista a través de un sistema electrónico de pagos soberano? Creo que esa pregunta entierra al Petro como Criptomoneda Soberana antes de nacer…

Caracas, 15 de Enero de 2018

Twitter:@laguana