Suscribete a TICs & Derechos Humanos

domingo, 6 de enero de 2019

De la vacante a la usurpación, un salto al vacío

Por Luis Manuel Aguana

La salida que le encontraron los estrategas políticos del discurso del Diputado Juan Guaidó como nuevo Presidente de la Asamblea Nacional, para eludir la papa caliente de dar una respuesta clara a los venezolanos en relación a la responsabilidad constitucional de la Asamblea Nacional de suplir la falta absoluta del Presidente el venidero 10 de Enero fue cambiarle el nombre al problema: “A partir del 10 de Enero nos enfrentamos entonces a la ruptura del orden Constitucional y la Presidencia no se encuentra vacante, se encuentra siendo usurpada y eso debe quedar muy claro…” (ver Discurso completo de Juan Guaidó, nuevo Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela – 01-05-2019, https://youtu.be/Ob62tsdkbiw, min 36:53).

Me imagino que el razonamiento debió ser algo como esto: “Si decimos que existe un Vacío de Poder –o vacante- tendremos que suplir esa vacante porque no hay Presidente a quien nombrar, pero si lo llamamos usurpación, entonces el problema no es nombrar un nuevo Presidente sino plantearle al país un plan para salir del usurpador”, lo cual cambia estructuralmente el problema, lo que hace esta declaración y propuesta al pais extremadamente grave para los venezolanos por parte de la nueva Directiva de la Asamblea Nacional en palabras del Diputado Guaidó, porque en eso nos podemos llevar todos los años del mundo con la consiguiente profundización del empuje destructor de la dictadura.

Se podría decir que la ventana de escape fue inteligente para los fines de evadir una responsabilidad, pero la pregunta de los venezolanos es ¿queremos o no queremos que se nombre un nuevo Poder Ejecutivo inmediatamente? Esto sin contar con el hecho que no es a los políticos de la Asamblea Nacional a quienes les corresponde calificar el estado legal de Nicolás Maduro Moros, sino al Tribunal que lo sentenció a 18 años y 3 meses de prisión en Ramo Verde, así como a la situación que su condena genera.

Recapitulemos la Dispositiva de la Sentencia de Nicolás Maduro Moros, Capitulo X, Expediente SP-2018-001, publicada el día 29 de Octubre de 2018 ((ver documento de la sentencia en el Twitter Oficial del TSJ legitimo en, https://twitter.com/TSJ_Legitimo/status/1056859165187076096?s=03, págs. 150-151):

“DÉCIMO: Se ratifica el “vacío institucional” que existe Constitucionalmente en el Poder Ejecutivo en Venezuela, de conformidad a lo establecido en el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; y como consecuencia de la condenatoria impuesta en este proceso penal especial, se decreta la destitución definitiva de Nicolás Maduro Moros del cargo de Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Se ordena notificar a las Organizaciones Internacionales tales como: O.N.U., O.E.A., O.P.E.P., MERCOSUR, Comunidad Andina, Unión Europea, Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Corporación Andina de Fomento, entre otras organizaciones internacionales, a los efectos de que conforme al Derecho Internacional Público, las reglas de contratación internacional y el Derecho Internacional Privado, se tomen y adopten las previsiones y medidas correspondientes, en el sentido de que Nicolás Maduro Moros no es Presidente legítimo de Venezuela y está detentando ilegalmente la Presidencia del Estado Venezolano. En consecuencia, los tratados y contratos suscritos por Nicolás Maduro Moros por si, o por interpuestas personas, no serán legítimos, ni válidos legalmente y menos comprometen en modo alguno a la República, empresas y corporaciones propiedad de Estado Venezolano. Es todo. Y así se decide.

Por el carácter trascendental de este fallo, se acuerda notificar a la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, a los efectos constitucionales y legales correspondientes. (subrayado nuestro)

Ya notificada, como en efecto fue la Asamblea Nacional durante la pasada legislatura de Omar Barboza, poco hay que añadir institucionalmente a que efectivamente se configura una ratificación del ““vacío institucional” que existe Constitucionalmente en el Poder Ejecutivo en Venezuela, de conformidad a lo establecido en el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Pero ahora, de acuerdo a la nueva legislatura que comienza a partir del 5 de Enero con el Diputado Juan Guaidó a la cabeza, resulta que se cambia la ley y la sentencia de Maduro y ya no hay “vacío institucional” lo que genera la vacante presidencial sino “usurpación”, dando paso entonces a todo un desarrollo completamente diferente del que deberían haber seguido de acuerdo al Artículo 233 de la Constitución, trayendo como consecuencia una estrategia distinta con los 8 puntos que siguieron a continuación, que es lo realmente trascendental del discurso del Diputado Guaidó.

Después de reafirmar en el primer punto la “ilegitimidad y desconocimiento de Nicolás Maduro así como la usurpación del cargo de la Presidencia de la República”, todo el desarrollo ulterior de la estrategia se basa en la “usurpación” del poder como punto fundamental, creando un órgano de Transición para la restitución del orden constitucional, la lucha contra la usurpación y la coordinación de las autoridades legítimas, la sociedad civil y la Fuerza Armada Nacional” (ver Ocho puntos clave que impulsará Guaidó desde la Asamblea Nacional

¿Qué significa esto? No es un Gobierno de Transición como se lo exige a la Asamblea Nacional el Art. 233. Es un nuevo ente que trabajaría desde la Asamblea Nacional para plantearse una nueva gesta en las calles en contra del régimen durante el 2019. Le dieron una buena vuelta al asunto para que la lucha opositora no se vaya de las manos de los partidos políticos de la Asamblea aun cuando estos estén completamente desprestigiados para comenzar con esa lucha, en la aspiración que el régimen cederá a unas elecciones que permitan el retorno de la democracia, desde dentro de Venezuela de la misma manera que ocurrió en el pasado. Pero ese tren ya paso.

Los partidos de la Asamblea Nacional, comenzando por el que ahora le toca la legislatura (VP) están perdiendo de vista (¿deliberadamente?) que las condiciones del país no son las mismas que el 2014, 2016 y 2017. Si existiera la mas mínima probabilidad de que una lucha en las calles haga que los militares se pronuncien, hace tiempo que lo hubieran hecho. No quieren entender que cualquier cambio en el “status quo” del sistema político imperante, el socialismo hambreador del siglo XXI, pasa por una estrategia que comienza desde el exterior. Ya la oportunidad de ellos en el país pasó desde que comenzó el 5 de Enero de 2016, fecha a partir de la cual han desperdiciado todo el capital político que les concedió el pueblo de Venezuela el 6D-2015.

Sin embargo, eso no implica que no vayan a jugar un papel importante en el futuro. No han querido “lavar ni prestar la batea”. Desean embarcar al pueblo venezolano en una lucha con las mismas características de las pasadas sin decirnos que cosa hace que esta vez los resultados sean diferentes, cuando pretenden seguir utilizando las mismas estrategias. Nadie está diciendo que no la emprendamos pero que nos digan una vaina diferente que les haga creíble el llamado, mas allá de crear un nuevo parapeto llamado “órgano de Transición” sin nombrarle sustituto a Maduro. Hacen falta mucho más que los gritos del Diputado Guaidó llamando a seguir en lo mismo que no ha dado resultado desde un discurso populista.

Ahora bien, el planteamiento está claro. O seguimos enfrascados en la lucha de burro contra tigre con un régimen asesino que no es mocho y cuyo próximo paso es aprobar una Constitución comunista en los próximos días, llevándose por delante a esa Asamblea Nacional, volviendo a dar un salto al vacio, o emprendemos una lucha seria desde fuera del país con la organización de una resistencia civil fuerte adentro, cuya finalidad no sea una meta electorera como lo pretende esta oposición colaboracionista, sino la liberación de una tiranía.

Si la Asamblea Nacional se niega a designar a quienes encabecen esa lucha, entonces que lo haga el siguiente órgano legitimo que el Diputado Guaidó no tuvo ni siquiera la cortesía institucional de reconocer en nombre de la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia Legitimo en el exilio, que para molestia de esos políticos si fue reconocido por los Cancilleres del Grupo de Lima en su reciente comunicado. Solo así podremos decir que se comenzará con la liberación de Venezuela. Que los venezolanos decidan entonces cual es el mejor camino.

Caracas, 6 de Enero de 2019

Twitter:@laguana

No hay comentarios:

Publicar un comentario